Freezone auditors blog

SEGUNDO CUENTO: PARA QUE HICIMOS LOS CUERPOS

PROLOGO:

Querido lector:

Para que entiendas la siguiente narración necesito explicarte algo. Para decirlo de una manera sencilla existen dos universos: el universo físico, y el universo no físico. Posiblemente el universo que más se ha estudiado es el universo físico: es el universo que puedes tocar, oler, sentir, mirar, medir. Este universo es real para la mayoría de la gente ya que lo puede percibir a través de sus sentidos físicos. La mayor parte de la investigación científica se ha encaminado a tratar de descubrir y desentrañar todos los secretos del universo físico.

Sin embargo quiero decirte con absoluta certeza que existe el otro universo: el no físico.

Este universo no físico ha sido investigado y explorado sobre todo en el campo de las filosofías y las religiones y, por razones que entenderás más adelante luego de leer estos escritos, se ha llevado a hacer creer a la mayoría de la gente que este universo no físico no existe. Y para confundir más este concepto, los investigadores del universo físico, tratan de aplicar sus instrumentos y sistemas de medidas al universo no físico y, como lógicamente no se producen resultados, estos investigadores simplemente niegan la existencia del universo no físico.

Me gustaría decir que muchas personas perciben el universo no físico, aunque en el fondo de mi ser sé que no es así. Sin embargo algunos de ustedes habrán tenido en algún momento de sus vidas percepciones de un nivel diferente al aspecto físico. Estoy hablando de otros estados de conciencia, de verdaderos estados de certeza, de la misma telepatía.

Mi camino hasta aquí ha sido largo y complejo y mi propósito en el actual ciclo de vida realmente fue encontrar y comprender ese universo no físico, todos sus componentes, todas sus verdades y todo lo que implica.

Para efectos de entender la próxima narración, como ésta se desarrolla prácticamente en los límites entre el universo no físico y el universo físico, me voy a referir al universo no físico como universo inmaterial.

Espero no temas conocer la verdad…....

CAPITULO 1: comienzo del juego

No es fácil salir de la nada. No es fácil explicar que en un momento no se es, o se es nada, y luego se es. Pero de alguna manera eso les estaba pasando a todos. Se podía extender la percepción hacia los lados y sentir a los amigos alrededor. Llegaban invitaciones para jugar, compartir, crear, y todas eran enviadas a nivel telepático porque no existía nada.

Quiero aclarar que la nada es un estado bastante agradable y no fue fácil tomar la decisión de abandonarlo. De manera mágica se fueron conformando grupos según las ideas que tuviera cada uno acerca de lo que se definió como juegos.

Llegaban ideas extraordinarias de todos lados. Y se iban conformando grupos alrededor de los líderes de cada idea.

-  “Vamos a jugar a que podemos crear un ser, cada uno de nosotros, idéntico a nosotros”.
-  “Juguemos que podemos crear múltiples clones” – “Vaya… se me acaba de ocurrir esa expresión: clones… ¿cómo serían?”
-  “Mejor simplemente pongámonos a crear… ¿qué es crear?...”
-  “Yo no quiero crear nada, yo quiero que otros lo hagan por mí.”
-  “¿Y si todos nos ponemos de acuerdo y creamos un gran campo de juegos?”

Todas estas ideas iban y venían rápidamente haciendo emerger un murmullo como de entusiasmo, de júbilo. De alguna manera se estaba generando algo parecido al movimiento.

Y de pronto uno de ellos decidió poner un punto y decir que había colocado un punto. Esto fue bastante extraordinario porque incitó a los demás a empezar a poner puntos. Y muy pronto ya se habían creado tantos puntos que simplemente empezaron a mezclarlos para crear formas.

Nadie sabe cuánto tiempo transcurrió, ni siquiera sabe si trascurrió tiempo porque el tiempo no existía. Pero luego de ese intercambio de ideas, de puntos, de formas, se podía percibir una especie de campo que sería llamado el campo de juego. Y simplemente todos se pusieron de acuerdo para decidir que ninguno lo había hecho.

Había un grupo especial que trataba de hacer otro tipo de formas. Esto se podría comprender de alguna manera si te imaginaras a un dios tratando de hacer burbujas de jabón sin tener un cuerpo que las estuviera haciendo. Pero algunos de ellos, para divertirse, trataron de meterse en estas burbujas y empezaron a galopar sobre ellas. O sea, podían moverlas desde afuera, pero también podían moverlas desde adentro. Y el solo hecho de sentir que podían estar contenidos en una burbuja los hacía expresar un júbilo exagerado, como niños jugando con agua.

Y de pronto empezó a existir la sensación de tiempo. Porque mientras hacías una bomba, ésta explotaba, y hacías otra, simplemente apareció el tiempo.

Algo más grande estaba por suceder…

CAPÍTULO 2: la espiral descendente de un dios

Había un grupo que llamaba la atención en especial. Allí se estaban debatiendo ideas acerca de cómo lograr permanecer en una burbuja por más tiempo. De pronto a alguien se le ocurrió una idea:

“¿Y si simplemente pretendiéramos que estamos inconscientes, que no sabemos nada, que no sabemos todo, que deberíamos saber algo?”

“Interesante idea.” Agregó otro. “¿Y cómo lo haremos?”

“Podríamos poner un punto hacia allá, otro punto hacia allá, otro hacia este lado, otro hacia este otro lado, dos hacia atrás, otros dos hacia arriba, otros dos hacia abajo….”

Es importante entender que en este momento no se usaban realmente las palabras, era una telepatía de conceptos, las palabras se fueron acuñando mucho más adelante.

“… y luego cada uno hace que todos esos puntos alrededor empiecen a colapsar sobre cada uno, obligándolos a permanecer ahí por mucho tiempo a ver qué sucede”.

E inmediatamente varios de ellos empezaron a practicar este ejercicio.

Esto es como imaginarse un sol alrededor del cual un dibujante ocioso estableciera puntos en toda su periferia, con un punto en todo el centro del sol, y desde este punto del centro del sol empezará a traccionar todos los otros puntos tratando de colapsar el sol. Imaginémonos entonces que esto ejercería una fuerza hacia adentro, una fuerza hacia adentro, una fuerza hacia dentro, y simultáneamente el sol tratando de liberarse esta fuerza ejerciera otra fuerza hacia afuera, una fuerza hacia afuera, una fuerza hacia fuera. Y de pronto el choque de las fuerzas hacia dentro y de las fuerzas hacia afuera crearía una especie de barrera sólida donde iba a quedar confinado el sol por eones.

Lógicamente estos seres inmateriales eran mucho más poderosos que el sol.

Y efectivamente pasaron eones…

Posted by princesahelana on 02/19 at 11:46 AM
Personal • (0) CommentsPermalink
October 2017
S M T W T F S
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31